Cataluña, Región Europea de Gastronomía 2016

La gastronomía catalana forma parte de la identidad de Cataluña y es un elemento de diferenciación y de gran interés turístico.

La cocina catalana es más que un cúmulo de experiencias deliciosas, se ha convertido en un modelo gastronómico a seguir. El mundo culinario ha girado la mirada hacia nuestros fogones. Así lo acredita el galardón que recibió Cataluña como Región Europea de la Gastronomía 2016, promovido por el Departamento de Agricultura, Ramaderia, Pesca y Alimentación a través de Prodeca y el de Empresa y Conocimiento , a través de la Agencia Catalana de Turismo así como de muchas entidades del ámbito de la agroalimentación y el turismo enogastronómico.

La distinción quería destacar las diferentes culturas alimentarias europeas, extender la educación para una alimentación saludable y sostenible, fomentar la innovación gastronómica y, en definitiva, contribuir a una mejor calidad de vida de las personas.

Además, Cataluña, Región Europea de la Gastronomía 2016 tenía como objetivos posicionar el producto agroalimentario local como exponente singular del territorio y como base de una cocina que aporta un acento particular a la cultura; posicionar a Cataluña por sus productos, su cocina y como destino turístico enogastronómico.